Método Kakebo: 5 pasos para salir de deudas

¡Compárteme! :)

El método Kakebo llegó al mundo como una forma no sólo de enseñarnos a tener conciencia del dinero que usamos mensualmente, sino también para hacernos reflexionar acerca de lo que pensamos que es necesario.

Sigue leyendo para que sepas qué es el método Kakebo, cuál es su funcionamiento, y la forma correcta para desarrollarlo.

¿Qué es el método Kakebo?

Si pensamos en la definición del método Kakebo basándonos en el significado literal del vocablo japonés este es un libro de cuentas para el ahorro doméstico. El mismo nació en el año 1904 de la mano de Motoko Hani, conocida por ser la primera periodista mujer en Japón.

Su intención era la de hallar una nueva forma mediante la cual las esposas tuviesen la posibilidad de gestionar los ingresos de sus familias de una forma eficiente. Y, por lo que ha trascendido hasta nuestros días, podríamos afirmar que lo logró.

El método no ganó tanta popularidad sino hasta más tarde en la historia, en los años 40, tiempo durante el cual fueron creados libros y agendas que hasta nuestros días tienen muchas ventas. Es una técnica que requiere metodología, pero no una gran cantidad de recursos (básicamente una libreta, lapicera y tener voluntad).

A priori, el método Kakebo parece una forma más para hacer las cuentas, pero la realidad es que quien lo hace aprende que el dinero no lo es todo, lo que lo ayuda a saber valorar las cosas más allá del precio que estas puedan tener.

La filosofía detrás de este método nos invita a colocar énfasis en las cosas de las cuales no se puede prescindir, y también aprender a deshacerse de aquellas que no implican un gasto elemental. Se podría decir que es una pieza más del rompecabezas japonés para llegar a la paz, el bienestar y la armonía.

Al hacerlo tendrás momentos reflexivos en donde podrás pensar cuánto dinero estás gastando, a qué va este destinado, cómo se hacen estos descuentos, y de ahí partir a hacer un balance de todo. Su importancia radica no sólo en el poder ahorrar, sino reflexionar respecto al consumo.

¿Cómo funciona el método Kakebo?

El funcionamiento del método Kakebo se puede caracterizar como un sistema sencillo, pero que requiere de un poco de constancia. Como primer paso se necesitará registrar los ingresos y los gastos, más el ahorro que puedas asumir para conocer la cantidad de dinero con la cual contarás para pasar un mes.

Debido a que algunas veces simplemente no encontramos el momento para sentarnos a registrar nuestros gastos, el método propone que todos los tickets del día anterior sean anotados con el café de la mañana, o en la noche justo antes de irse a la cama. Lo que se espera reflejar es:

1. Los ingresos

Lo primero que debes hacer es poner todo en claro, y esto es ser consciente de la cantidad de dinero que entra a tu favor cada mes. Bien sea que se trate de un sueldo, algo que recibes de trabajos extra, regalos, devoluciones de impuestos, entre otros.

2. Los gastos fijos

En esta segunda columna se espera que anotes todos aquellos gastos que se hacen de manera recurrente mes tras mes. Como, por ejemplo, podría ser el dinero que pagas de alquiler, lo que sueles pagar para tener al día los servicios, lo que se dedica a las expensas, entre otros.

3. Tu ahorro

En este punto se tienen dos opciones. La primera d ellas es ahorrar de antemano, lo que quiere decir que tendrás que restar el dinero directamente de los ingresos como si se tratase de un gasto fijo más del mes.

La segunda manera de hacerlo es esperar a que llegue el final del mes para ahorrar lo que haya restado de los gastos semanales. De cualquier forma que decidas es fundamental que conozcas tus metas y así podrás ser consciente de si las estás cumpliendo, o no, y corregir lo que sea necesario.

4. El presupuesto

Este es un cálculo que se hace de manera sencilla, teniendo la cantidad total de tus ingresos, y de tus gastos fijos, lo único que tendrás que hacer es restar ambas de forma que sepas con cuánto dinero cuentas al mes para los gastos semanales.

5. Los gastos semanales

Consiste en anotar cada día tus consumos, los mismos se dividen en los siguientes rubros:

  • Supervivencia, que tiene que ver con la comida, la salud, el transporte, entre otros similares.
  • El ocio y vicio, que es donde se marcará el dinero gastado en salidas, ropa, cosméticos, y otros similares.
  • Los gastos por cultura, donde puedes incluir la compra de libros, idas a espectáculos, al cine, entre otros similares.
  • Los gastos extras, que son aquellos que no ocurren a menudo. Por ejemplo, cuando comprar un regalo para dar, te vas de viaje, o haces algún arreglo a la casa.

Cuando pasas a restar el total de tus gastos semanales al presupuesto tendrás el balance final de tu mes.

¿Has entendido el método Kakebo?

Si lo que te preguntas ahora es cómo hacer el esquema Kakebo en casa debes saber que es más sencillo de lo que parece. Lo único que tendrás que tener a la mano es una agenda donde anotes tus gastos todos los días en las cinco categorías que te hemos explicado anteriormente.

Ten en cuenta que cada día se organizará como una columna y cada uno de los rubros comprenderá a una fila. Al final de la semana tendrás que sumar el total por cada categoría.

Luego, con la ayuda de dos hojas pasarás a registrar el inicio y el total de cada mes. Al inicio irán tus ingresos, con los gastos fijos con concepto, la fecha y el importe para que no se te olviden.

Pasado esto calcula el presupuesto mensual (son los ingresos menos los gastos menos el ahorro) y que no se te olvide marcar cuáles son tus objetivos y promesas que esperas cumplir. A fin de mes, con los gastos semanales, podrás obtener el total mensual, restándolo a tu presupuesto sabrás cuánto te ha quedado.


¡Compárteme! :)

Deja un comentario